La paradoja del Brexit en las encuestas Fernando Castaños

Brexit : remain

De acuerdo con los últimos promedios de encuestas en GB, si hubiera un segundo referéndum, la opción Remain, permanecer en la UE, ganaría a la opción Brexit, salir de la Unión. Las cifras respectivas son claras: 49% y 44%. Sin embargo, en caso de que hubiera una elección anticipada, los conservadores derrotarían a los laboristas, y lo harían por una diferencia mayor: 33% contra 26%.

Por sí, los datos son reveladores; y dicen más aún, si se enmarcan en el tiempo. El margen a favor del Brexit se ha mantenido casi constante desde diciembre pasado. En cambio, la diferencia en las preferencias partidistas ha ido cambiando desde abril, cuando los laboristas estaban arriba.

Lo que nos dicen los números es que, cuando la disyuntiva es por la opción más razonable, la triunfadora es la que ha sido mejor argumentada: Remain. Pero si la decisión es por el candidato más carismático, quien pierde es el más gris.

La implicación es contundente: la estrategia de Corbyn, de buscar una elección y evitar un referendum, ha estado equivocada. Su error estratégico se deriva de que él creía poder derrotar a Johnson en una contienda de populismos.

Lo que se ve ahora es que no importa si Johnson es populista de derecha y Corbyn se presenta como populista de izquierda. Lo que importa es que Johnson es más populista y más carismático (para los votantes decisivos) que Corbyn. Eso es lo que está logrando Corbyn: pasar el eje izquierda-derecha a un segundo plano y poner el populismo en el foco del primer plano. Concomitantemente, está dejando de lado la deliberación razonable.

Probablemente, el juicio de la historia será severo. Corbyn ha querido pasar por alto la discusión sobre el problema de fondo: ¿qué es lo que más le conviene al Reino Unido? Se ha concentrado en un asunto de corto plazo: cómo ganar los votos de quienes, por impulsos emocionales, quieren que GB salga de la UE. Como se decía antes: le salió el tiro por la culata. Al respecto, ver el texto reciente de Rafa de Miguel en El País:

https://elpais.com/internacional/2019/09/20/actualidad/1568984165_948230.html

Las razones de la investigación Fernando Castaños

Investigación de partículas

La voluntad de entender es un rasgo constitutivo del ser humano, una característica ineludible de su ser. De aquí, de este impulso, se deriva en primer lugar la curiosidad científica. Procurar satisfacerla, dedicarse a la investigación, es, por lo tanto, un derecho fundamental. Continuar leyendo…

El Presidente y las universidades Cristina Puga

El origen académico del presidente

Para muchos en la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales de la UNAM, la elección de Andrés Manuel López Obrador como Presidente constituyó  un sueño realizado. No solamente por la satisfacción de ver que, por primera vez, uno de nuestros egresados accedía a la conducción del país, sino porque con ello, la profesionalización de las Ciencias Sociales, iniciada en 1951 con la fundación de la Facultad, lograba un triunfo simbólico muy importante: hasta ese momento, con contadas y distinguidas excepciones, la distribución de puestos de dirección política -lo mismo por el voto, que por decisión de los partidos o por invitación del Presidente, el gobernador o el titular de alguna Secretaría – había recaído fundamentalmente en abogados e ingenieros.

¿La diferencia de formación hace alguna diferencia? Posiblemente sí. La que manifiesta López Obrador, por ejemplo, en la percepción social de los conflictos, en la empatía con los sectores sociales más populares, en la capacidad de articular un nuevo discurso que rompe simultáneamente con la retórica priista de la Revolución Mexicana y con la de la eficiencia capitalista. Más Continuar leyendo…

El debido proceso del proceso indebido Fernando Castaños

Magna Carta: origen del debido proceso

Con la frase debido proceso se hace referencia a un principio que tiene su origen en la Magna Carta Libertatum firmada por el rey Juan de Inglaterra, en 1215, para apaciguar a núcleos significativos de inconformes con su mandato. En este documento, el monarca promete y compromete a toda su descendencia a velar porque nadie sea encarcelado sin haber sido juzgado propiamente. De esta manera que subraya el valor ético y la importancia política de la libertad, se inicia la prolongada construcción de la democracia británica.

La Magna Carta también establece, como fundamento de la relación entre la monarquía y los súbditos, que en el reino habrá de procurarse la justicia expedita. Este principio, el de garantizar los derechos de las víctimas, es tan importante en las democracias contemporáneas de calidad, como el primero, el de garantizar los derechos de los acusados.

Continuar leyendo…