El debido proceso del proceso indebido Fernando Castaños

Magna Carta: origen del debido proceso

Con la frase debido proceso se hace referencia a un principio que tiene su origen en la Magna Carta Libertatum firmada por el rey Juan de Inglaterra, en 1215, para apaciguar a núcleos significativos de inconformes con su mandato. En este documento, el monarca promete y compromete a toda su descendencia a velar porque nadie sea encarcelado sin haber sido juzgado propiamente. De esta manera que subraya el valor ético y la importancia política de la libertad, se inicia la prolongada construcción de la democracia británica.

La Magna Carta también establece, como fundamento de la relación entre la monarquía y los súbditos, que en el reino habrá de procurarse la justicia expedita. Este principio, el de garantizar los derechos de las víctimas, es tan importante en las democracias contemporáneas de calidad, como el primero, el de garantizar los derechos de los acusados.

Continuar leyendo…